Menú General

Familia Salesiana Salesianos Huesca | Cofradía salesiana del Santo Cáliz
13
page,page-id-13,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
santocaliz

Cofradía Salesiana del Santo Cáliz

Breve historia

Cofradía Salesiana del Santo Cáliz: desde 1955.

LOGO cofradiaEra la década de los cincuenta. Las Procesiones de la Semana Santa de Huesca, se desarrollaban lenta y devotamente. Se arrastraba el sentimiento profundo de un pueblo que sentía heridas en su alma. La esperanza divina no faltaba. Y en ella y hacia ella se daba cita una serie de actividades que, de manera ordenada, iban forjando las aspiraciones de toda una ciudad.

Las Asociaciones que tímidamente nacían en torno a su propio programa o condición daban sus señales de vida, participando de manera visible dentro de sus círculos creados.

La Asociación de Antiguos Alumnos Salesianos de nuestro Colegio de San Bernardo era conocida en Huesca por sus múltiples actividades, tanto culturales como artísticas. No en vano su antigüedad, fechada en 1917 y salpicada de pastoral, viveza y organización, se hacía acreedora a lo que se le proponía.

Comenzaba el año 1955 cuando llegó, dirigida al Presidente de la Asociación, carta de la Archicofradía de la Santísima Vera Cruz, invitándola a participar en la Procesión del Viernes Santo acompañando el paso de “El Cenáculo”. Bajo la dirección espiritual del P. Director D. Teófilo Rebollo y el interés unánime de toda la Junta, se dieron apresurados pasos para que, en la próxima Semana Santa del mismo año 1955, hiciera su presentación la nueva Cofradía del Santo Cáliz.

Se redactó una carta articulada y se presentó un boceto, obra del Vocal Antonio Godé, para la confección de las primeras treinta túnicas que costeó la Vera Cruz. No faltaron, por supuesto, esos primeros treinta antiguos alumnos que dieron vida a la actual Cofradía, a la que se añadió el apelativo de Salesiana y se dotó de nuevos estatutos en la década de los 90. Muchos más se fueron sumando hasta llegar al esplendor y belleza con la que hoy contamos.

Grupo de tambores Luis Esteban Felipe

Dentro de la cofradía del Santo Cáliz, existe un sección de tambores y bombos, que con su sonido acompaña a “El Cenáculo” durante la Semana Santa oscense, así como participar en los diferentes certámenes de bandas de la ciudad de Huesca y provincia.

Finalidades de la Cofradía

(Título I, cap. 2º, art. 3 y 4 de los estatutos)

Al ser cofrades fieles cristianos, miembros de la Iglesia, que asumen en su Cofradía el culto público como fin peculiar, que aceptan las responsabilidades de toda la Iglesia, y llamados a una acción apostólica urgente, constituye objeto primordial de la Cofradía (art. 3):

  • La vivencia de la fe cristiana.
  • La celebración comunitaria de los Misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.
  • La realización de la tradicional manifestación pública de la fe, con el paso de “EL CENÁCULO”.

Son asimismo fines de la Cofradía (art. 4):

  • Contribuir a la formación espiritual y humana de sus miembros, promoviendo la fraternidad entre todos los hermanos.
  • Mantener un vínculo de unión entre sus miembros a través de distintas actividades a lo largo del año, con el propósito de conservar y promover el espíritu de cofradía y de convivencia entre los hermanos.
  • Colaborar con las demás cofradías penitenciales en la proyección y realce de las celebraciones de la Semana Santa en Huesca, participando en los actos comunes.
  • Realizar actividades de contenido social, colaborando en su caso con movimientos o asociaciones existentes dentro del marco referido.

Actividades de la Cofradía

(Título V, cap. 1º, art. 83 a 86 y disposición adicional 2ª de los estatutos)

La Cofradía celebrará la Fiesta Titular el Jueves Santo de cada año. Dicho día, la Cofradía participará en los actos que serán organizados por la Junta de Gobierno y presentados al Capítulo General en la primera reunión ordinaria del año. Participará asimismo en los actos y procesiones tradicionales, de la Semana Santa de Huesca (art. 83).

Siendo el Santo Cáliz, el más tradicional y característico signo externo, la Cofradía cuidará y potenciará de manera especial su presencia en la manifestación pública. También se dará el máximo realce dentro de los actos de la Fiesta Titular (art. 84).

Constituyendo el sonido de los tambores y bombos, peculiar modo de oración y expresión de fe, así como semillero para la Cofradía, se atenderá a su mantenimiento y perfección, en aras de conferir la mayor solemnidad a la celebración (art. 85).

La Cofradía participará en la celebración de los Misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, asistiendo a los actos litúrgicos que cada año organice la Comunidad Salesiana en la Parroquia de María Auxiliadora (art. 86).

La Cofradía contribuirá a la consecución de los fines de la Casa Salesiana y del espíritu y misión de los Padres Salesianos, en general, y en especial (disp. adic. 2ª):

  • La Cofradía compartirá y centrará en la Casa Salesiana y en su Parroquia, la vivencia comunitaria de los Misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.
  • La Cofradía será proyección pública del espíritu y carisma salesiano en todo momento y muy especialmente, durante la Semana Santa.
  • La Cofradía constituirá un grupo de hombres y mujeres que sirvan y contribuyan al Proyecto educativo de Don Bosco.
  • La Cofradía mantendrá y potenciará, dentro de sus posibilidades, la colaboración económica en las tareas educativas, mediante la concesión de becas o ayudas, que estarán previstas dentro del presupuesto anual.